jueves, 10 de diciembre de 2009

Adiós

Álvaro viaja en silencio. No termina de asumirlo. Cuando esperaba al metro en el andén ha recibido un sms de alguien de la oficina: "Ya tienes disponible tu plaza de garaje".

viernes, 4 de diciembre de 2009

Danza

Isabel ejecuta su mejor paso de baile. Pies y manos cruzados, cabeza inclinada y los ojos cerrados. Espera un aplauso, pero no tiene recogida la melena y está dormida en su asiento del metro.

De pronto... abre los ojos... y pierde su mirada... entre bambalinas.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Hoja de otoño

Al subir las escaleras para salir por la boca del metro se ha fijado en una hoja de arce perfecta pero sin vida. En ese mismo instante María decide que merece la pena pasar página.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Paisajes

Almudena abre los ojos despacio y se sorprende admirando un paisaje paradisíaco. Juraría que viajaba en el metro hace unos instantes. De pronto, escucha el sonido del tren al iniciar la marcha y aquellas aguas cristalinas, como en un último estertor agónico, intentan colarse sin éxito por las ventanas del vagón hasta quedarse fijas en la pantalla LCD del andén de la estación.

martes, 24 de noviembre de 2009

Que tengas buen día

Nacho le da vueltas a la cabeza mientras el metro avanza. A su lado viaja Rosa. ¿Por qué le pondrían ese nombre? No sabe muy bien si la conoce y se siente intranquilo. Al llegar a la siguiente estación ella se levanta se acerca y le da un beso: "Que tengas buen día". Nacho se relaja. Menos mal, otra vez le había vuelto a pasar. A veces se olvida de que Rosa y él siempre salen de casa y cogen el metro juntos.

lunes, 23 de noviembre de 2009

La música

Una melodía pegadiza suena a lo lejos en el vagón. Néstor toca en el metro siempre que convence a Mario para que le preste la guitarra. "No dudaría" es su canción favorita y cree que a la gente le gusta. Irene, una chica de ojos azules, le da una moneda. Jesús y Rodrigo hablan de créditos y entidades bancarias. No han escuchado la música.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Un cierto pudor

Antonio golpea con los dedos una agenda que lleva en las manos. A su lado, Ana, estornuda con sigilo. Él la mira y le dice: "Jesús". Ella le devuelve la mirada y le agradece el detalle. Hasta ese instante ninguno de los dos había reparado en el otro. Él se separa un poco para no incomodarla y ella oculta un poco su lectura porque ahora siente un cierto pudor.